Eterno remador

Remó mucho tiempo, realmente mucho tiempo

Era todo lo que hacía, remar y remar, no quería descansar, ni disfrutar el paisaje, el esta seguro que cuando llegue a la otra orilla va a poder sentarse a disfrutar, ahora sólo hay que remar.

Eso no lo incomoda, a veces se cansa, como cualquier otro, a veces quiere dejar de hacerlo, pero sabe que no es una opción, y sigue.

El verdadero problema es cuando siente que viene una corriente a favor, siente que va a poder relajarse un poco, que va a adelantar mucho tiempo y fuerza de remar, hasta siente que la orilla esta más cerca, aunque no la vea, simplemente porque la corriente lo va a ayudar.

Y la corriente nunca llega, solamente fue una sensación, un amague.

Eso lo pone triste, se enoja, se frustra.

Entonces duda, de verdad duda, si remar tanto sirve para algo, si dejara de remar las corrientes no le generarían ilusión, ya no lucharía tanto por llegar a la otra orilla, simplemente sobreviviría.

El no quiere sólo sobrevivir, pero la orilla ya parece un sueño imposible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s