Cómo me reciben mis 3o?

Mañana empiezo una nueva década. Según estuve escuchando de la experiencia de gente cercana, hay gente que le afecta cambiar el número de adelante, 2, 3, 4, el que sea, algunos tienen opiniones encontradas sobre cual es “el peor”, pero como en este caso no voy a hacer un análisis estadístico, sólo lo voy a analizar sobre un punto de vista personal.

Mis 30 me reciben bien, feliz.

Las comparaciones nunca son buenas, pero si miramos hacia atrás, no mucho, unos nueve meses, mis 30 me reciben de una manera excelente.

¿Cómo hice para llegar a esta conclusión? Es más fácil de lo que el otro puede llegar a creer. Hay que sentarse, hoja y lapiz en mano (no hace falta tomarlo tan literal) y hacer una lista de todas las cosas que te hacen falta para considerar que tenes una buena vida. Vamos a tratar de hacerlo ahora sin pensar mucho.

Familia? Bien.

Amigos? Bien.

Alguien que te quiera? Bien (creo que es muy feo marcar esto por primera vez)

Querer a alguien? Bien (idem anterior)

Reciprocidad en los elementos nombrados anteriormente? Bien (este nunca lo había escrito antes)

Trabajo? Bien (a pesar de todo)

Salud? Bien (en relación al pasado inmediato, Excelente)

Proyectos? Bien (Nunca hay que dejar de soñar, nunca)

Sueños? Bien (el anterior es más laboral, este es más amplio. Es mi lista, no me pueden juzgar)

Dinero? Regular (Se vive, pero siempre se puede estar mejor)

 

Quizás con un poco de desarrollo esta lista podría crecer aún más, entonces, a pesar de que algunos días se vean nublados, esto demuestra que hay un gran sol que brilla por sobre nuestros momentos de oscuridad, hay que resignarse a que no podemos ser infelices, por más que a veces nos dejemos caer en la tentación y no nos libramos del mal.

No importa el cumpleaños, nunca importó, como escribí muchas veces antes, en mi vida es sólo un momento de inflexión y repaso. Lo que me conocen saben que no es una época feliz en mi vida, porque me faltan ciertas personas que no van a estar, y me van a seguir faltando siempre, pero bueno, cuando me saque ese terrible peso que me impongo, sólo queda darme cuenta la realidad, que lindo es ser feliz y tener todo lo que tengo.

El que quiera estar, estará, no me hago más o menos amigo de alguien porque se acuerde o no de saludarme, son otro tipo de actitudes las que te hacen parte de mi vida, el estar cuando hace falta, escuchar, hablar, no levantar el dedo tan rápido.

Nunca es tarde para volver, el camino a casa siempre está, sólo es la decisión de uno el de construir ese puente que nos dedicamos a quemar tan rápido, sorprendentemente, aprendí a perdonar a los demás pero no a mí, me volví más intolerante a la mala leche y a las malas intenciones que nunca, debe ser la edad.

Así soy, feliz y terco, así voy a llegar a los 30, remando, buscando más felicidad, porque es una búsqueda que nunca debemos terminar…

Pero les digo un secreto… Los 31 van a estar aún mejores. Nos encontrará vencedores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s