Cuando te dicen lo que esperabas…

En ocasiones, después de mucho tratar, te podes sentar a charlar con honestidad, sin caretas, sin trampas, sin ocultar las cartas.

Sabes lo que queres decir, sabes que queres que te digan.

Es rara esa ocasión, porque generalmente esas charlas no suceden, se esconden tras excusas, tras cobardía, tras mentiras. Sea cual sea la razón, muchas veces las charlas honestas no pasan, y la vida se escurre entre supuestos y malos (o buenos) entendidos.

Hoy no fue ese día.

Pensé q no podía pasar, pero pasó, esa situación donde te dicen lo que siempre quisiste escuchar, y por alguna razón, en vez de ponerte feliz, uno se torna cabizbajo, las mariposas que creíste iban a volar, mueren en el nudo que se forma en tu estómago.

Entonces, parece que sólo querías una excusa, ahora tenes razones para tomar las decisiones que siempre quisiste querer.

Ahora uno se sienta sólo, en la oscuridad, acompañado por la pantalla de la computadora, mientras que pensas en las decisiones que te invitan a hacer, frente a las que queres hacer.

Ojalá todos fueran así, hablar con claridad y honestidad es un lujo que, por ahora, no se puede esperar de todos.

Así que aquí estamos, pensando si se puede tomar una decisión egoísta pensando exclusivamente en los demás. Que lindo es que tenga tanto sentido algo que, escrito en unas oraciones vacías, no lo tiene.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s