La obligación

No se puede caer para siempre, podemos creer que así será, podemos sentir que así esta siendo, pero siempre, pase lo que pase, hay un fondo donde terminar.

Llega ese momento donde simplemente tocas fondo, pase lo que pase, no se puede caer más bajo.

Ahí es donde, queramos o no, podemos llegar a estar, la caída puede ser fugaz, sorprendente, agarrarnos desprevenidos. O simplemente algo que añoramos, porque ya estamos cansados de caer lentamente, a cada suspiro.

Sea de la forma que sea, si llegamos sólo queda un camino, lógicamente, es hacia arriba.

No lo es porque lo diga un video motivacional que encontramos en Youtube. No lo es porque alguien se decidió a dictarnos e imponernos todas las frases cliché sobre porque pasan las cosas. No lo es porque la vida o su deidad preferida actúa de formas misteriosas.

Hay un solo camino porque estamos obligados a recorrerlo. Ahí es cuando el libre albedrío tiene que desaparecer. No es una opción sentarnos en el fondo a esperar el fin del tiempo, quizás, y solo quizás, sea comprensible que se quieran sentar a recuperarse un poco en el fondo, pero indefectiblemente, hay que volver a subir.

Estamos obligados, esa es la cuestión, porque somos animales sociales, y, aunque a veces queramos convencernos de que no, hay gente arriba que nos espera.

Lo se, desde el lugar donde terminaron, quizás no se vean, tal vez no se escuchen, solo leerán estas líneas pensando en que uds son la excepción, JUSTO a uds nadie los espera, nadie los quiere.

Pero esa es la salida cobarde, la de creer que somos los rechazados, incomprendidos, odiados por la tierra, el mar, el cielo, las estrellas, el destino, la vida y hasta la muerte, que nos odia tanto que ni nos viene a liberarnos de todos los males.

Lamento decirles, es todo una mentira. Es solo la excusa para ser infeliz, que cosa más fácil que ser infeliz! Ser feliz lleva la responsabilidad de cuidar ese sentimiento constantemente, en cambio, estar triste es simple, porque todo se ve negro cuando tenemos los ojos cerrados.

Estamos obligados a volver, a subir hasta encontrar a toda esa gente que nos quiere, seguramente (y repito SEGURAMENTE) son muchos más de los que nosotros creíamos. Volver puede ser difícil, pero cuando busquemos bien, vamos a ver que hay muchas manos esperando para ayudarnos a subir más rápido, porque la gente a nuestro alrededor no puede ser completamente feliz, si nosotros no lo somos, aunque ahora querramos creer lo contrario.

Puedo seguir escribiendo sobre esto, aunque prefiero dejar de hacerlo. Se que desde el fondo creer en esto es imposible, pero para alguien que se cansa de subir y bajar (aunque no deja de hacerlo), es una realidad que estoy cansado de negar.

Ya caí, me senté cómodo en el fondo a lamerme las heridas, ahora a subir que mi gente me espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s