El apuro del tiempo regalado

Hay años buenos y años malos, donde podemos agradecer lo buena que puede ser la vida o quejarnos sin parar de lo injusta que es.
Pero una vez que me puse a recapacitar sobre lo “injusta” que es la vida conmigo este año, tape el sol con el dedo. Lamiéndome las heridas me olvide del tiempo regalado que me supo dar y nunca agradecí.
Porque uno vive apurado, necesitando llegar a ser algo, alguien que valga la pena pronto, y el peso de que la gente se siga yendo sin que haya podido, era más preocupante de lo que parece ser con los demás, siempre lo considere una particularidad bastante despreciable, nunca pude entender porque.
Hasta que me di cuenta que la vida me prestó tiempo y siempre se esta pendiente de que puedan venir a buscar lo que les debo.
No debía llegar, y llegué. No debía seguir, y seguí. Todas las noches eran un último adiós, todos las mañanas era un buen día. Lo que se sufre, hasta un punto se agradece por lograr ser la demostración de que aún estamos, pero también de que estamos bien, por más que esa palabra suene hasta irónica de momento.
Vivo una vida que no debería, pero aún me quejo por lo que no me dan.
Es solo eso, el apuro del tiempo regalado, porque no debería estar, entonces, hasta cuando estaré?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s