Conformarse…

Siempre “conformarse” se sintió como una mala palabra, como darse por vencido, como dejar de remar, de pelear por lo que uno siempre soñó.
Pero que si estamos equivocados? Que pasa si conformarse es solo un paso hacia adelante? Porque ya dejamos en claro que sabemos que se necesita para ser felices, porque sabemos que queremos y como lo queremos, entonces, “conformarse” no lo estaremos usando solamente para excusarnos de que nos falta algo? Ese “5 para el peso” del camino a la felicidad?
Tal vez tengamos miedo de “conformarnos” porque es imposible darse cuenta que lo hacemos con algunas cosas, pero no con otras. Nos conformamos con levantarnos a trabajar todos los días, nos conformamos a tener dos o tres trabajos para llegar a algún lado, sea donde sea, tarde cuanto tarde. Nos conformamos con nuestros vecinos, nuestro auto, nuestro perro, hasta a veces con nuestros amigos. Entonces, cedemos en casi todo aspecto de nuestra vida, pero no en toda, por qué? Tal vez porque creemos que no podemos ceder en los aspectos más “importantes”?
Porque tal vez en una de las pocas cosas que no nos “conformamos” es en el “amor”, sea lo que sea que eso signifique hoy por hoy, porque las películas, las historias, los sueños, nos dicen que el amor no se trabaja, no crece, no se desarrolla, simplemente es algo que llega armado hasta los dientes a partirnos al medio, o solamente es un angelito gordo que nos dispara flechas, ahí si que no damos el brazo a torcer, o me arrancas el corazón del pecho en un suspiro, o debemos seguir buscando, porque “conformarse” sería dejar de remar contra la corriente y disfrutar de ver donde nos lleva el río. “Conformarse” sería entender que esto no es el fin, si no un medio, que cuando alguien nos devuelve la mirada es cuando empieza el juego, no cuando termina, porque es más fácil vivir en el desafío constante de ser no correspondido, que “conformarse” al darnos cuenta lo querido que podemos ser.
Aprendí a ser feliz, aprendí a responderle a la gente que me quiere, aprendí que es lo que quiero en la vida y lo busco a diario, aprendí los medios para llegar al fin, aprendí que no tengo que acomodar mi vida hoy, aprendí que no importan años, días, meses u horas, mientras haya alguien que te pueda robar una sonrisa, aprendí mil cosas más que no voy a seguir ennumerando, porque vivo aprendiendo, cada error que cometo, cada acierto que tengo, cada palabra que digo, leo, escucho, cada acción que observo, todo a mi alrededor me brinda un paso más hacia adelante.
Entonces aprendí que “conformarse” no es una mala palabra, es simplemente entender que puede haber cosas excelentes a simple vista, pero a veces nos gusta tapar el sol con el dedo. “conformarse” es dejar de quejarse porque se nublo el día, si no aprovechar la sombra.
Yo me conformo con la felicidad que tengo, porque eso me liberó de las cadenas de mis limitaciones auto impuestas, eso me liberó a ser aún más feliz, ahora los sueños están más cerca de cumplirse, porque entendí que conformándome pude seguir adelante y dejar de lamerme las heridas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s