No soy un hombre atractivo

La verdad es que hoy por hoy me pagan para encontrar el detalle en la vida del otro, por juzgar los errores que tiene en su negocio y preocuparse por solucionarlos o sufrir las consecuencias.
Eso, en un tiempo extremadamente corto, me volvió aún más detallista conmigo mismo, aunque no tengo consecuencias de las cosas que dejo de hacer, el hecho es que me pude plantear una escena ideal de lo que hoy quiero.
La ventaja? Que puedo apuntar hacia algún lado, quiero llegar a un lado, y eso me permite trabajar con un norte diariamente, a cada paso que doy.
Aún tengo mis sombras y demonios, siempre seré una persona inconsistente, tímida, irracional, incomprensible, dirían algunos, porque el hecho de saber donde voy no implica que pueda mejorar mis defectos, solo me permite ocupar la cabeza, marcar un camino y buscar la mejor forma de transitarlo.
Pero todo este proceso tiene su parte negativa, siempre estaré perdido, solo que ahora de una forma distinta, ya se para que ahorro, para que vivo, para que voy y vengo, tengo un plan para el futuro y voy a seguirlo, porque el final de ese plan es la victoria en si misma, rodeada de más o menos detalles, más o menos éxitos, pero la victoria al fin.
Entonces, porque el título? Porque maquillo muy bien lo dañado que estoy, porque apunto a superarme y a ganar, porque, a pesar de lo que leen en este blog, hay vasos medios llenos, no tengo tantos problemas, más allá de quien me desvele o de un trabajo que me estrese, pero eso también es parte de la vida que todos vivimos.
Haber encontrado un camino, estar solucionando a cada momento las cuestiones que personalmente creo que deben ser solucionadas, no entrar en conflictos sin solución que solo dejen tintes amargos en mi vida, concentrarme en la gente que vale la pena y distanciarme de la que no, esas no son promesas o planes, esas son las acciones que estoy tomando para mi vida, y eso es lo que me hace poco atractivo, cada vez hay menos elementos de mi vida para “cuidar” o “sanar”, soy un ser entero y pleno que solo busca la constante superación, así que pierdo frente a las mujeres que necesiten a ese ser “roto” para cuidar y cambiar, sumado a que el papel de chico malo no me queda ni un poco (afirmación que muchas mujeres que conozco estarían más que felices de rechazar), hoy por hoy no se me puede considerar una persona atractiva.
Porque se donde voy, como ir, trabajo diariamente para eso, no busco lastimar a nadie (aunque lo haga sin querer), no tengo tantos vicios como para ser “rescatado” y maquillo lo suficientemente bien las heridas para no poder ser “curado”, soy malo para clavar vistos y para desaparecer, no engaño ni traiciono, resumiento todo este posteo, no soy un hombre atractivo.
No puedo dejar de ser inconsistente, colgado, con humor negro, jugador, tímido… y tantos otros defectos, pero con mis mayores y menores, puedo mirarme al espejo cargando el peso que tengo, pero buscando el brillo en mis ojos que demuestra que lo mejor, de verdad, esta por venir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s