Qué fácil es la vida…

… pero a nosotros no nos gusta lo fácil.

Preferimos vivir renegando de nuestra infelicidad que decidirnos a ser felices. Porque ser felices nos enfrentaría a otros aspectos de la vida que aún no queremos enfrentar. Porque en muchas ocasiones ser feliz es un fin en si mismo, y que se hace al final?
Quizás no deseamos ser felices, porque es una victoria, es la cúspide de todo lo que estamos buscando, y tal vez tememos a la caída, estar tan alto puede llegar a asustar, estar sentado en la base es más fácil, tenemos algo a donde mirar, podemos soñar observando hacia arriba y quejarnos de que no nos toca eso.
En cambio siendo felices no podemos quejarnos, muchos de nosotros no podríamos ni escribir, y queremos escribir, no? Queremos escribir más que tener felicidad en nuestra vida… Somos un animal extraño.

Jugamos igual al amor, porque siempre buscamos una cosa distinta a la que nos toca, porque siempre aspiramos a algo que no nos quiere, porque parecería que intentamos estar siempre inmersos en el río de dulce de leche donde remar es casi imposible.
Tal vez no nos guste la idea de “conformarnos” porque, básicamente, suena horrible ante cualquier persona con un poco de ambición en la vida, yo solo me conformare cuando este muerto.
Pero a su vez hay otra idea que algunos nos cuesta trabajar, la de entender que alguien te quiere y que alguien no.
A veces confundimos “conformarnos” con darle una oportunidad a alguien que nos mira como nosotros miramos a otra persona, con ese brillo en los ojos que te da ganas de levantarte, de volver, de vivir.
Entonces, a veces esta bueno jugársela, dejarnos sorprender, sacarnos los prejuicios y estereotipos, dejar de creer tener razón, porque que pasa si nos “equivocamos?” Si esa persona que siempre consideramos del montón, la que sabíamos que teníamos pero no considerábamos es la que viene a cambiarnos el juego? Es la que trae los crayones para pintar nuestra vida y hacernos olvidar el blanco y negro?
Juguemos a dejarnos sorprender, dejemos de pelear con molinos de viento, de buscar batallas imposibles de ganar, dejemos de priorizar a la gente que no nos prioriza.
Darle una oportunidad a eso, a nosotros, a mi es lo que me debo, y lo que busco.
Que linda que es la vida cuando no se teme a ser feliz, con pálidas y abandonos, uno tiene que salir y seguir peleando por llegar a la cima y mantenerse, que quién quiera quejarse me mire desde abajo mientras escalo.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s