La soledad y las frutas

Porque si, a uno le agarran revelaciones en los momentos más extraños, puede ser en el medio de la nada, en un día del montón, terminando una jornada laboral muy larga, con gente desconocida en calles ajenas.

En ese momento, sin querer, es cuando pensaste de más, y te diste cuenta que, dure cuanto dure, sos feliz.

Solo. Estas solo. No hay mensaje que recibas que tenga una “mala” intención. Ya ni indirectas recibís, porque decidiste dejar todo de lado y apostar un pleno a un número que no salió. Y esta bien, eso elegiste, esta bien que hayas, aunque sea una vez cada tanto, arriesgado el todo por el todo.

No importa el resultado, el sabor a derrota lo conoces de antes, lo que importa, de verdad, es que sonreíste porque te diste cuenta que sos feliz.

Sos feliz, solo, no por repetirlo deja de ser cierto. Es importante que entiendas que las dos cosas sumadas nunca te dieron buen resultado, hasta ahora, que de alguna forma, cambiaste. Como siempre cambias, como nunca lo haces.

No hay media naranja que te salve, porque de verdad estas conforme con la fruta completa que sos. No necesitas otra mitad, necesitas otra fruta, que si no llega, tampoco te afecta en la forma de disfrutar tu vida actual, porque, por lo menos a veces, entender que algún día llegará ese detalle que sume en tu vida, pero que no la complete, que no le de sentido, porque no necesitas alguien que haga eso. Porque tu vida esta completa y tiene sentido.

La verdad es que a veces solo tenes ganas de compartir tanto que tenes, porque uno puede ser negativo pero nunca ciego e ignorante, sabes del gusto dulce que tiene tu vida, solo que no te gusta sentir el amargo. El hecho que conozcas ambos sabores ya te dice que has podido disfrutar de la vida, aunque también conociste sus lados oscuros.

Con tus problemas y virtudes, ángeles y demonios, sonrisas y llantos, entendes lo que sos y dejas de ser, te sabes completo y solo, te sabes feliz. Te sabes.

Aquella que quiera saber el resto, deberá apostar al pleno que vos perdiste. Quizás tenga suerte, quizás no.

De frutas completas tiene que tratarse la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s