La habitación parecía más pequeña que de costumbre, siempre fue del mismo tamaño, toda mi vida se desarrollo entre estas cuatro paredes, pero por alguna razón, mientras el tiempo pasaba el espacio se hacía más y más reducido, siempre lo tome con naturalidad, siempre hasta hoy.
Cargaba una mochila más pesada que de costumbre, siempre tuvo el mismo peso, pero por alguna razón, mientras el tiempo pasaba se hacía más y más pesada, siempre lo tome con naturalidad, siempre hasta hoy.
Hoy algo había cambiado, observé extrañado a las 4 paredes habituales, ya nada era lo mismo, un fuerte estruendo sonó en la habitación, me tape las orejas con fuerza mientras todo temblaba, no sabía que iba a pasar, no sabía que pasaría a partir de esto, simplemente me aterré por la posibilidad que mi chata supervivencia se viera modificada por la incertidumbre del futuro.
Después de un tiempo las paredes cedieron, cayendo a pedazos, solo los escombros de lo q supo ser mi existencia estaba a mi alrededor, respire profundo, deje de estar preocupado y vi que más allá de las 4 paredes que me hospedaron siempre, estaba una gran línea, un gran horizonte vacío de paredes, lleno de espacio, kilómetros, espacio virgen para hacer nuevos caminos, así que solté mi habitual y pesada mochila, con un pequeño salto supere los escombros de lo que supe ser y empece a caminar, sin rumbo, sin peso, sin límites.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s